domingo, abril 27, 2008

Martín me interrumpe siesta dominguera.


















Medio adormecido, medio despierto, pero en pleno ataque de pánico digno de presenciar un peine que habla (y con sombrero, Dios me libre), pude disparar con mi digital antes de que saliera por mi ventana. Apenas puedo reaccionar y me dice:
- Pibe, me decís qué bondi me deja en Villa Luro?
- No, n-no sé - le respondo. Y el Sarmiento?
- No, los domingos el tren se llena de pelados, se me complica. Dale pibe, que estoy en un apuro.
- No, no sé que te podés tomar.
- Ay estos gurises, te falta calle, te falta.

Y se fue.

4 comentarios:

Brian Janchez dijo...

quien es? como llego!?
de donde vino!? a donde no se va!?
brian.

Ricardo De Luca dijo...

el otro dia, una birome e hizo preguntas raras...

ALTAMIRA dijo...

Ojo que pudo ser el doble de riesgo del famoso peine. No creo que Martín se ande tirando por las ventanas. A no ser que le salgan alitas. No se.

Mamá Cora dijo...

Che, ¿Martín no lo estaría buscando a Dani? De ser así, ¿¿Dani está en Villa Luro??. Banquenmé, voy a ver qué onda... (¡Taxiii! ¡Urgente, siga a ese ángel!)